0

Aunque para los adultos atarse las zapatillas no tiene ningún misterio, hubo un tiempo, en que a ti también se te complicaban los cordones. Enseñarle a tu peque a atarse los zapatos presenta un desafío tanto para ellos como para el padre y la madre.

Muchos progenitores deciden retrasar el momento, por el desafío que supone. Sin embargo, que aprendan a atarse los zapatos es un paso muy importante para la autonomía infantil, fomentar la independencia y la confianza.

Consejos para antes de empezar

Esperar al momento perfecto
La edad ideal para enseñar a tu hijo/a a atarse los zapatos es entre los 4 y 5 años. Aún así, cada niño sigue una línea de desarrollo diferente, por ello es necesario que te asegures de que tiene las habilidades manuales necesarias.

Tú eres su referencia
Los niños/as aprenden imitando a los adultos, esto significa que con paciencia tendrás que atarte los cordones varias veces y lentamente delante de él/ella, para que pueda copiarte e imitar tus movimientos.

Canciones y juegos
Si recurres a canciones y juegos, harás que el proceso de aprendizaje sea un momento divertido y los niños/as estarán más predispuestos a aprender.

Paciencia para ti, practica con él/ella
Es importante motivar al niño/a para que repita los movimientos varias veces y se familiarice con el proceso. La paciencia será tu mejor amiga. Necesitará de varias repeticiones y tiempo antes de que consiga su primera lazada.

Trucos para enseñarle a atarse los zapatos

A continuación te presentamos unos trucos para hacer más fácil el proceso:

Historia del conejito
Enseñarle a atarse los cordones a través de la historia del conejito, es todo un clásico. Aquí están todos los pasos para llevarla a cabo:

  1. Forma una cruz con los cordones
  2. Dobla cada cordón de la zapatilla para formar las orejas del conejo
  3. Los conejitos quieren entrar en su madriguera y para eso deben dar la vuelta entre sí para estar juntos…
  4. … y pasar a la cueva por el agujerito

Puedes acompañar la historia con la siguiente rima:

“Los cordones se sueltan si no los sabes atar.
Te cuento un secretito y muy pronto aprenderás.
Tomando las dos puntas una cruz has de formar.
Pasa uno por la cueva y ahora lo estirarás.
Observa, verás, se formó un nudo.
Llévalo hasta abajo sin ningún apuro.
Toma un cordón, forma una orejita.
El otro lo abraza y se mete en la cuevita.
Cuando ya estén las dos orejitas,
con un nudo en el medio quedarán más bonitas”

Plantilla para atar cordones
Otro de los métodos más utilizados es crear una plantilla con el propio pie de tu hijo. El procedimiento es muy sencillo: en una cartulina dibuja el pie de tu hijo, crea una zapatilla con agujeros y mete un cordón para tu hijo practique todas las veces que quiera.

Leave a Reply